Waffles de avena con jarabe de manzana para un nutritivo desayuno

Avatar Josselin Melara | diciembre 13, 2018


Ingredientes

  • 1 taza de agua
  • ¼ taza de azúcar
  • 1 rama de canela
  • 1 cda. de ralladura de naranja
  • 2 manzanas cortadas en rodajas
  • 2 huevos
  • 1 tazas de leche
  • 100 g de mantequilla derretida
  • 2 tazas de harina de avena molida
  • 3 cdas. de polvo de hornear
  • ½ cda. de sal
  • 1 cda. de esencia de vainilla

Instrucciones

  1. Pon en una cacerola a fuego medio el agua con el azúcar, la canela, la ralladura de la naranja y las manzanas.
  2. Cuando suelte el hervor reduce el fuego y sigue calentando por 20 minutos aproximadamente o hasta que quede tan espesa como desees. Reserva.
  3. Para los waffles, combina todos los ingredientes en un tazón hasta obtener una masa lo más suave posible.
  4. Barniza con mantequilla la wafflera ya caliente y extiende un cucharón de la mezcla.
  5. Espera a que se cuezan y doren. Colócalos sobre una rejilla con un cuadro de mantequilla.
  6. Sirve con el jarabe y unas rodajas de manzana.

¿A quién no le gusta comenzar el día con algo delicioso? Y mucho mejor si es nutritivo. Por eso compartimos contigo estos ricos waffles de avena con jarabe de manzana, que te harán sentir de muy buen humor y te llenarán de energía. ¡No te quedes sin probarlos!

Te interesa: Mermelada de manzana con jengibre

El curioso origen de los waffles

La palabra waffle se deriva del alemán antiguo “wafel”, que significa “tejido” y “panal de abeja”, que se relaciona con la figura que posee el waffle. Pero más allá del nombre, su origen se remonta a la Edad Media, con el uso de las obleas como hostias (“wafers” en alemán”). En aquel tiempo, los mismos monasterios eran los que horneaban las obleas para luego consagrarlas.

Las hostias eran de los pocos alimentos que se podían consumir en tiempo de ayuno religioso. Con el paso del tiempo, las panaderías seculares comenzaron a producir obleas más grandes y elaboradas, algunas con adornos y ciertos patrones.

El wafel medieval llegó a Francia, donde los llamaron gaufre y posteriormente en gaufrette, unas galletas de bolea rellenas de algún tipo de crema (lo que en México se conocen como galletas napolitanas).

Fue así que, con el paso del tiempo, las obleas se fueron convirtiendo en los waffles que ahora conocemos y disfrutamos tanto en el desayuno. Tan populares se volvieron, que ahora podemos hacerlos en casa con ayuda de una wafflera.

Consiéntete con más recetas con avena que te dejarán con muy buen sabor de boca. 



Comentarios

This post currently has no responses.

¡Cuéntanos cómo te quedó esta receta!