Categorías: Salud y nutrición

Tomar cerveza después de hacer ejercicio te puede ayudar a hidratarte, según un estudio

Ayudar a que el cuerpo se recupere después de hacer ejercicio podría ser uno de los beneficios de tomar cerveza, según afirma un estudio reciente.

A pesar de su mala fama, la cerveza ha demostrado no ser tan dañina para nuestro organismo, incluso aportando nutrientes como vitaminas y minerales. También ha sido señalada como una bebida que evita la oxidación de las células –previniendo con esto infartos– y como un sustituto perfecto en las dietas diseñadas para personas con diabetes. Pero ¿es posible que existan beneficios de tomar cerveza después de hacer ejercicio?  Al parecer sí.

De acuerdo con un estudio reciente, la ingesta moderada de cerveza ayuda a que el cuerpo se recupere después de someterse a largas rutinas de actividad física. Sin embargo, no todas las cervezas califican dentro de este maravilloso descubrimiento.

¿Cuáles son los beneficios de tomar cerveza después de hacer ejercicio?

Sin duda alguna, los líquidos son una parte importante del proceso de recuperación al que se tiene que someter un atleta después de terminar su labor. No por nada los corredores de maratones consumen galones de agua después de llegar a la meta; los jugadores de futbol americano toman bebidas energéticas; y los conductores de Nascar festejan su triunfo con un buen trago de leche fría. Pero ¿se puede sustituir a cualquiera de estas conocidas –y sanas– bebidas con cerveza?

Te interesa: 10 curiosidades de la cerveza que no vas a creer

Según un estudio publicado en la Revista Internacional de Nutrición Deportiva y Metabolismo del Ejercicio, la cerveza cumple con la función de ayudar a recuperarse tras realizar alguna actividad física, gracias a sus cantidades de carbohidratos y sodio. Desafortunadamente para los amantes de las pintas, estos beneficios solo se logran si la cerveza es light o con bajo contenido de alcohol.

Estos tipos de cerveza también tienen otro ingrediente benéfico para el organismo: polifenoles. Este grupo de sustancias químicas ayudan a mantener el rigor del sistema inmunológico y reducen el riesgo de infecciones respiratorias y problemas cardiacos. Además, actualmente se estudia si los polifenoles propician la quema de calorías en los alimentos.

También lee: ¿Por qué algunas personas odian el sabor de la cerveza?

Cabe aclarar que la cerveza –aún light o con menos del 4% de alcohol– también tiene sus límites y sus beneficios quedan anulados si el practicante consume dos raciones de 300 ml después de ejercitarse. El consumo moderado, por supuesto, es recomendado. Una botella de 355 mil o una lata de 473 ml serán suficientes para recuperarse.

¿Puedo consumir cerveza antes de tener actividad física?

Si bien, los beneficios de tomar cerveza light después de hacer ejercicio todavía están siendo analizados, los especialistas concuerdan en que consumirla antes de activarse es una pésima idea.

Te interesa: Cerveza para tus plantas, descubre cómo usarla en tu jardín

Una de las razones obvias es el efecto embriagante propio del alcohol. Expertos también consideran peligroso que el alcohol propicie la debilitación de los músculos, evite la oxigenación del cerebro y afecte los niveles de hormonas como la testosterona, lo que podría causar que los fluidos y grasas se queden en el organismo. Decir no a una cerveza antes de ejercitarse es lo mejor. Una vez pasado el ejercicio, la respuesta podría ser otra.

Lee más notas de Salud y Nutrición en Cocina Fácil

Suscribete a tus revistas favoritas en Tususcripcion.com

Por
Andrés Olascoaga