Historia del anafre: una tradición que se quedó en México

Historia del anafre: una tradición que se quedó en México

Todos conocemos el anafre, y en alguna que otra ocasión nos ha tocado probar alguna comida preparada en este. Hoy te toca conocer su historia y cómo se convirtió en uno de los utensilios de cocina más populares en México. ¡Sigue leyendo! Te puede interesar: Utensilios de cocina mexicana que se encuentran en cada hogar

¿Qué es el anafre?

Es un horno que puede ser de barro o de metal y puede ser de diferentes tamaños. Eso sí, no muy grande para que sea portátil o pueda moverse sin dificultad Cuenta con una apertura en la parte inferior para colocar carbón y madera y la parte superior se forma con canales y orificios por donde pasa el aire que aviva el fuego. En cuando al origen de su nombre, puede provenir del árabe hispánico annáfih, o del latín anaphus.

Historia del anafre

Getty Images

No te pierdas: Cocina solar, ¿cómo usar energía solar para cocinar?

Historia

Aunque su origen es hispánico, hay registros históricos y arqueológicos de que en Mesoamérica se llegó a utilizar un utensilio similar. No obstante, el anafre que conocemos actualmente lo trajeron los españoles durante la conquista y es de herencia sefardí; es decir, era usado por las comunidades judeoespañolas para fines gastronómicas, rituales y hogareñas. Con el anafre se cocinaba la Adagina, un cocido de garbanzos con carne de cordero que los judíos preparaban el viernes por la noche y que se comía durante el Shabat. Este hornillo portátil iba acompañado de un puchero de barro llamado pote, donde la Adafina se cocinaba a fuego lento. Además, se utilizaba para cocinar aquellos platos que se querían servir calientes, especialmente carnes y verduras, para lo cual se colocaban rejas de forja encima (tal cual, como en un grill o parrilla). Y aunque su objetivo principal era culinario, usar anafre también servía como brasero para calentar las estancias de los hogares. Había anafres de diferentes materiales: los de cerámica eran de gruesas paredes y se utilizaban para la cocina, y los de hierro y bronce como braseros. En la actualidad, podemos ver anafres por todos lados en México: calentando ollas de tamales, atole o esquites en las esquinas de la calle, en una parrillada asando carne, e incluso hay anafres muy pequeños para quemar sustancias aromáticas como el copal. Sigue leyendo: 5 cosas que debes saber sobre el pan de muerto

Mucho ojo con el anafre

Actualmente, el anafre sigue siendo muy utilizado en distintas comunidades de México, ya sea para cocinar o como un método de calefacción. Sin embargo, organizaciones como la Cruz Roja han alertado a la población sobre su uso debido a que puede provocar intoxicaciones mortales por monóxido de carbono dentro de los hogares si no se tiene la ventilación adecuada, además de incendios y diferentes tipos de quemaduras. Por eso, se recomienda usar anafre siempre y cuando sea para cocinar y en una área exterior para evitar estos peligros. Descubre más datos curiosos sobre la cocina mexicana y tu comida favorita en Cocina Fácil

Editora Digital Lic. en Lengua y Literaturas Hispánicas por la UNAM, con experiencia en tradiciones orales, gastronomía y cultura mexicana.
Contenido relacionado
Disfruta de unos tradicionales tacos de machitos y degusta el sabor característico de la cocina norteña del país
Aprovecha las papas de tierra para cocinar deliciosos platillos, aquí te dejamos una receta deliciosa y fácil
Decora los huevos de Pascua con las mejores ideas; echa a volar tu imaginación y plasma tus mejores diseños
Olvídate de la grasa en el caldo de res con este truco para mejorar el sabor de la receta
Un manjar dulce y nutritivo: descubre el guamúchil, un fruto mexicano de temporada y disfruta de su sabor único en recetas frescas, secas o en bebidas