Plátanos flameados

platanos-flameados

Ingredientes

  • 2 plátanos machos
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 5 onzas de ron
  • 45 gram de mantequilla
  • 1 bola de helado de vainilla

Preparación

  1. Coloca la mantequilla en una sartén a fuego lento y espera a que se derrita.
  2. Pela los plátanos y córtalos por la mitad a lo largo. Agrégalos a la sartén y déjalos cocinar.
  3. Añade el azúcar, la vainilla, el ron y con cuidado inclina unpoco la sartén para que roce con la flama y se encienda.
  4. Espera a que se apague la flama y sirve. Acompaña con una bola de helado de vainilla y decórala con la hoja de menta.

Si creías haberlo probado todo, te hace falta degustar estos plátanos flameados. En tan sólo 15 minutos podrás tener el postre del día. ¿Te animas a prepararlo? ¿Quién puede resistirse a un rico, dulce y sabroso postre casero? Desde gelatinas, paletas, mousse, pays o flanes, ¡todos son una delicia! Y adivina qué, en Cocina Fácil tenemos las mejores recetas de postres para toda ocasión. Prueba hacer plátanos flameados . Además, compártenos cuál es el postre que más te gusta preparar y siempre te queda buenísimo.

Editora Digital Lic. en Lengua y Literaturas Hispánicas por la UNAM, con experiencia en tradiciones orales, gastronomía y cultura mexicana.
Contenido relacionado
Deleita a tus seres queridos con este exquisito pastel de chocolate con chile ancho o seco, perfecto para cualquier ocasión; su sabor único y atrevido conquistará a los paladares más exigentes
Deleita a tus seres queridos con este cremoso pay de queso con zarzamoras, una combinación perfecta de sabores para disfrutar en cualquier ocasión
El pay de limón es un postre súper rico; prepáralo de la manera más fácil posible con esta deliciosa receta
Disfruta de un pastel sencillo, pero sabroso y muy rápido de hacer; el chocolate le da un toque excepcional al sabor
Este postre de chocolate se volvió famoso en la década de los 90, pero actualmente es un clásico de la repostería y se sigue preparando para consentir el alma y el paladar