Receta para rosca de Reyes sin horno

Receta para rosca de Reyes sin horno

Ingredientes

  • 500 gram de harina de trigo
  • 10 gram de levadura
  • ¾ taza de azúcar
  • 1 ½ barras de mantequilla
  • ¾ taza de leche
  • 3 huevos
  • 1 cda. de vainilla
  • 1 cda. de sal
  • 3 cdas. de manteca vegetal
  • 6 cdas. de azúcar glas
  • 1 yema de huevo
  • 200 gram de naranja, limón e hijo confitados
  • Aceite

Preparación

  1. Calienta la leche y mezcla con 1 cucharada de azúcar, 2 de harina de trigo y la levadura. Deja reposar hasta que la mezcla esponje.
  2. Aparte, forma un volcán con el resto de la harina y añádele los huevos, la vainilla, la sal y mezcla. Agrega la levadura y continúa batiendo, incorpora el azúcar, 1 barra de mantequilla y 1 cucharada de aceite. Bate hasta que la masa no se pegue en tus manos.
  3. Coloca la masa en un recipiente, cúbrela con plástico de cocina y deja reposar hasta que duplique su tamaño.
  4. Enharina una superficie plana, coloca la masa y extiendela con un rodillo, forma la rosca y coloca en un plato grande.
  5. Aparte, mezcla la mantequilla con media taza de harina, el azúcar glass, la mantequilla con media taza de harina, la manteca vegetal y la yema de huevo. Integra los ingredientes y forma un rollo con la masa. Córtala en rebanadas y coloca sobre la rosca junto con la fruta confitada.
  6. Encera un recipiente con manteca vegetal, coloca la rosca y hornea en tu horno de microondas entre 5 y 8 minutos.

Llegó el momento de que prepares esta deliciosa receta para rosca de Reyes ¡sin la necesidad de que utilice horno! Descubre cómo hacerla fácilmente en casa. Te puede interesar: ¿Fue una rosca la que guio a los Reyes Magos?

Receta para rosca de Reyes: conoce el origen de esta tradición

calorías de la rosca de reyes

Se acerca el día de disfrutar un buen pedazo de la rosca de Reyes, ¿Crees que te salga el Niño? (Foto: Getty Images)

Esta tradición tiene su origen en la corte de Navarra: los niños partían un pastel que contenía un haba escondida y, quien la encontrara, se convertía en el “Rey de la faba”, y se le premiaba con regalos y homenajes. Siguiendo esta costumbre, en el México colonial se solía esconder un haba en la masa de la rosca, que simbolizaba la realeza del Niño Dios. No te pierdas: Conoce la historia de los Reyes Magos Con el tiempo esta costumbre cambió y el haba fue sustituida por una figura del Niño Dios y, quien lo encuentre, se vuelve su padrino. Al término de la cuarentena de la Virgen María, es decir, el 2 de febrero, fecha en que se celebra el Día de la Candelaria, el padrino ofrece un festejo con tamales y atole. Además, la rosca de reyes cuenta con su simbología religiosa: su forma semiovalada representa el cielo y la eternidad; el muñequito de plástico es el Niño Dios, escondido en la rosca del peligro de Herodes (cuyo símbolo es el cuchillo con el que se parte la rosca); la harina de trigo cocida, remite al pan de la comunión, y las frutas representan la gracia traída por Jesucristo. Descubre en Cocina Fácil las mejores recetas para disfrutar en esta temporada, y acompaña tu rosca de Reyes con una de nuestras deliciosas bebidas calientes para quitar el frío Y suscríbete a tus revistas favoritas en TUSUSCRIPCION.COM

Editora Digital Lic. en Lengua y Literaturas Hispánicas por la UNAM, con experiencia en tradiciones orales, gastronomía y cultura mexicana.
Contenido relacionado
Deleita a tus seres queridos con este exquisito pastel de chocolate con chile ancho o seco, perfecto para cualquier ocasión; su sabor único y atrevido conquistará a los paladares más exigentes
Deleita a tus seres queridos con este cremoso pay de queso con zarzamoras, una combinación perfecta de sabores para disfrutar en cualquier ocasión
El pay de limón es un postre súper rico; prepáralo de la manera más fácil posible con esta deliciosa receta
Disfruta de un pastel sencillo, pero sabroso y muy rápido de hacer; el chocolate le da un toque excepcional al sabor
Este postre de chocolate se volvió famoso en la década de los 90, pero actualmente es un clásico de la repostería y se sigue preparando para consentir el alma y el paladar