¿Cómo sé que el pollo ya está bien cocido?

Cocina tus recetas con pollo sin riesgos, y aprende a verificar su cocción para evitar enfermedades

pollo cocido

No dejes el pollo crudo a temperatura ambiente por más de dos horas

FREEPIK

El pollo es un ingrediente versátil y delicioso que se puede preparar de diversas maneras. Sin embargo, muchas personas se preguntan cómo saber con certeza si el pollo está bien cocido para evitar problemas de seguridad alimentaria o un pollo seco y duro.

Te compartiremos dos métodos infalibles para verificar la cocción del pollo y disfrutar de platos deliciosos y seguros.

1. Usar un termómetro de cocina:

El termómetro de cocina es la herramienta más precisa para determinar la cocción del pollo.

  • Inserta el termómetro en la parte más gruesa del pollo, sin tocar el hueso.
  • La temperatura interna segura para el pollo es de 74°C (165°F).
  • Si la temperatura aún no alcanza los 74°C, continúa cocinando el pollo hasta que lo haga.

2. Observar la apariencia del pollo:

Además del termómetro, puedes guiarte por la apariencia del pollo para verificar su cocción:

  • Color: el pollo cocido debe tener un color blanco opaco en su interior, sin ningún rastro de color rosa.
  • Jugos: al cortar el pollo, los jugos deben ser claros, no rosados.
  • Textura: la carne de pollo cocida debe estar firme al tacto, no gomosa.

Consejos adicionales:

  • Evita cocinar el pollo en exceso: un pollo demasiado cocido puede quedar seco y duro.
  • Deja reposar el pollo antes de cortarlo: esto permite que los jugos se redistribuyan por la carne, lo que la hace más jugosa.
  • Utiliza un termómetro de sonda: este tipo de termómetro te permite verificar la temperatura interna del pollo sin tener que sacarlo del horno o la sartén.
Pollo horneado

Con estos sencillos métodos y consejos, podrás asegurarte de que el pollo esté perfectamente cocido cada vez que lo prepares. .Disfruta de tus recetas favoritas con la tranquilidad de saber que tu pollo está seguro y delicioso.

Recuerda que es importante cocinar el pollo completamente para evitar el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos.

¡No laves el pollo antes de cocinarlo! Un mito culinario que debes evitar

Lavar el pollo crudo antes de cocinarlo es una práctica común en muchas cocinas, pero lo que muchos no saben es que en realidad no es recomendable e incluso puede ser perjudicial para la salud.

Las bacterias como campylobacter y salmonella se encuentran comúnmente en la superficie del pollo crudo. Al lavarlo, estas bacterias pueden salpicar fácilmente por toda la cocina, contaminando superficies, utensilios e incluso otros alimentos. Esto aumenta el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos, que pueden causar síntomas desagradables como diarrea, náuseas, vómitos y fiebre.

Enfermedades que se evitan con un pollo bien cocido:

  • Salmonelosis: causada por la bacteria Salmonella, esta enfermedad se caracteriza por diarrea, fiebre, dolor abdominal y náuseas.
  • Campylobacteriosis: producida por la bacteria Campylobacter, provoca diarrea, dolor abdominal, fiebre y, en algunos casos, complicaciones neurológicas.
  • Listeriosis: causada por la bacteria Listeria monocytogenes, esta enfermedad puede ser grave, especialmente para mujeres embarazadas, bebés y adultos mayores. Los síntomas incluyen fiebre, dolor muscular, cefalea y, en casos severos, meningitis o septicemia.

Siguiendo estas recomendaciones, puedes disfrutar de un pollo delicioso y seguro para toda la familia.

Recetas con pollo

Contenido relacionado
Analiza los pros y contras de estos aceites para cocinar, aprende cuándo usar cada uno y elige el mejor para tu cocina
Descubre los restaurantes de la Ciudad de México que han sido galardonados en la Guía Michelin de este año porque ofrecen experiencias culinarias excepcionales
¡No más lágrimas al momento de rebanar la cebolla! Sigue estos consejos y evita que te pase esto mientras cocinas
Con estos tips verás que de tu cocina saldrá la mejor versión de bistec ranchero. ¡Manos a la obra!
Estos restaurantes fueron reconocidos con dos estrellas Michelin cada uno. Esto es todo lo que debes saber antes de visitarlos