Cómo hacer rompope desde cero, igual al que venden las monjas

  • Tiempo:
    1:00
  • Dificultad:
    Baja
rompope

El rompope es una bebida tradicional mexicana, famosa por su delicioso sabor y su conexión con las raíces culinarias del país.

GETTY IMAGES

Descubre el arte de cómo hacer rompope desde cero con esta receta auténtica, inspirada en la tradición de las monjas mexicanas y que captura la esencia de la bebida artesanal

Ingredientes

  • 6 yemas de huevo
  • 1 taza de azúcar
  • 1 taza de leche entera
  • 1 taza de almendras peladas
  • 1 rama de canela
  • 1 taza de aguardiente o brandy

El rompope es una bebida alcohólica tradicional de México que se elabora con leche, azúcar, huevos, yemas de huevo, vainilla y, opcionalmente, aguardiente. Tiene un sabor dulce y cremoso.

El rompope se originó en los conventos de México durante la época colonial. Los monjes españoles crearon esta bebida como una forma de conservar la leche y los huevos. El rompope se hizo popular rápidamente en México y se extendió a otros países de América Latina.

Es una bebida versátil que se puede disfrutar de diferentes maneras. Se puede servir solo, con helado, o con frutas. También se puede usar para preparar postres, como pasteles, mousses y sorbetes

Si alguna vez te has preguntado cómo hacer rompope desde cero, con el auténtico sabor que recuerda al que preparan las monjas en sus conventos, estás en el lugar indicado. Esta receta te guiará paso a paso para lograr un rompope exquisito, cargado de historia y tradición.

panqué de elote bañado con rompope

Receta del rompope

  1. Preparación de la mezcla base:
    • En una cacerola, calienta la leche junto con las almendras y la canela a fuego medio. No dejes que hierva, solo queremos infusionar la leche con estos sabores.
    • Cuando la leche esté caliente, retira la canela y las almendras.
    • En un tazón aparte, bate las yemas de huevo con el azúcar hasta que la mezcla esté cremosa y tenga un tono más claro.
  2. Unión de ingredientes:
    • Vierte lentamente la leche caliente sobre la mezcla de yemas, revolviendo constantemente para evitar que los huevos se cocinen.
    • Regresa la mezcla a la cacerola y cocina a fuego lento, sin dejar de remover, hasta que espese lo suficiente para cubrir el dorso de una cuchara.
  3. Añadiendo el toque espiritual:
    • Retira la mezcla del fuego y deja que se enfríe a temperatura ambiente.
    • El tiempo de reposo es de aproximadamente 2 horas. Durante este tiempo, el rompope se deja enfriar y espesar.
    • Una vez fría, agrega el aguardiente o brandy, revolviendo bien para incorporar completamente.
  4. Almacenamiento y disfrute:
    • Vierte tu rompope en una botella hermética y refrigéralo durante al menos cuatro horas antes de servir.
    • Sirve frío en pequeños vasos, disfrutando del delicioso y auténtico sabor del rompope casero.
También puedes preparar:
El kahlúa y rompope son dos licores que fueron reconocidos en la lista de Taste Atlas como los mejores licores del mundo, y se pueden combinar en cocteles de sabor excepcional

Preparar rompope desde cero puede parecer un desafío, pero con esta receta, te sumergirás en el proceso de crear una bebida tradicional mexicana, igual a la que ha sido cuidadosamente elaborada en los conventos por generaciones.

Así que, anímate a seguir esta receta y sorprende a tu familia y amigos con un rompope único y delicioso.

Contenido relacionado
¿Amas las calabacitas? ¡Nosotros también! Por eso te compartimos estas deliciosas recetas para que te consientas saludablemente.
Sigue nuestra receta paso a paso para preparar una deliciosa sopa de tortilla, con consejos para un resultado perfecto. Disfruta de este clásico de la gastronomía mexicana en solo 30 minutos
El espagueti rojo es un clásico de la cocina. Te compartimos la receta más fácil y delicioso para prepararlo en casa.
¿Buscas ideas para combatir el calor? Prueba estas ensaladas frescas, fáciles de preparar y llenas de sabor, perfectas para disfrutar en verano
Te vamos a contar de 10 deliciosas alternativas para que sorprendas a tu familia con estos platillos que están para chuparse los dedos